Select Page

[:es]

 

A pesar de los esfuerzos que se han hecho para hacer evolucionar los mercados privados, la inversión en automated guaranteed y el reciente desarrollo dentro de la programática de los formatos no-estandar, el canal indirecto sigue teniendo dificultades para atraer dólares de marca y depende en gran medida del CTR sobre cualquier otra métrica.

 

Como resultado, muchos -pero no todos- compradores suelen seguir patrones de compra de respuesta directa estándar y métricas como CTR al ejecutar estas compras, independientemente del publisher o de su desempeño. Esto conduce a un mundo donde los publisher premium deben competir con el tráfico bot, y los anuncios que los usuarios encuentran molestos generan un rendimiento más alto que los que realmente transmiten el mensaje del vendedor con eficacia.

 

Con la llegada del ad blocker de Chrome, se han realizado varios estudios que ofrecen diferentes predicciones del impacto que puede llegar a tener, ya que cada una de las partes del ecosistema están incentivadas a guiar al publico y la industria a ciertas conclusiones.

 

Dependiendo de dónde se encuentre una empresa determinada en el abarrotado Lumascape, el bloqueo de los 12 tipos de anuncios prohibidos en más del 50% del tráfico mundial de Internet, basado en la cuota de mercado de Chrome, inevitablemente tendrá un impacto inmediato en muchos negocios: Las compañías que se dedican a bloquear  anuncios encontrarán que su propuesta de valor para el consumidor es menos convincente, los publishers más pequeños que dependan del gasto indirecto pueden sentir una pequeña bajada de ingresos a corto plazo y las plataformas que de alguna forma incentivan la publicidad intrusiva e interrumpida se verán obligadas a pivotar.

 

Pero otros se beneficiarán. Los consumidores, por ejemplo, disfrutarán de una experiencia en Internet más respetuosa, y los vendedores de marcas y publisher premium se beneficiarán de una audiencia menos resentida y cada vez más leal. Además, las empresas que aboguen por anuncios no intrusivos se posicionarán para captar el gasto, redireccionando todo hacia su tipo y formato de anuncios no molestos. 

 

La aplicación de Google del Better Ad’s Coalition (y los formatos que aprueba) llevará también a resultados indirectos significativos. La performance de una campaña, por ejemplo, ya no se comparará con campañas que aunque tienen una efectividad alta, son instrusivas, significando eso que el rendimiento principal de la publicidad indirecta cambiará drásticamente y los publishers Premium serán recompensados de forma más precisa tanto por audiencias como por contenidos.

 

La Better Ads Coalition ha definido qué formatos serán bloqueados por Google en su sitio web. Estos anuncios no fueron, evidentemente, creados con objeto de molestar al usuario – la molestia es por lo general un subproducto inevitable – pero fueron claramente diseñados para obtener buenos resultados frente a KPIs de publicidad digital simple orientados hacia presupuestos de respuesta directa.

 

En TradeSpotting nos comprometemos a llevar las campañas de una forma no intrusiva y no molesta para el usuario, que mide los impactos sobre cada persona y espacia los mensajes que recibe lo suficiente como para que realice una acción pero sin que una campaña se convierta en algo molesto.

 

Un banner enorme que bloquee el contenido de la página al completo tiene una viewability del 100%, por ejemplo, incluso si obliga a los usuarios a mirar más allá y eliminarlo. Y una ventana emergente móvil con un pequeño botón de minimización es muy probable que conduzca excelentes tasas de CTRs, ya que los usuarios hacen clic involuntariamente en las creatividades que están intentando eliminar.

 

En muy raras ocasiones, este tipo de anuncios intrusivos y molestos realmente alcanzan los objetivos publicitarios. De hecho, generalmente hacen lo contrario al vincular potencialmente la frustración del consumidor con el consumo publicitario, pero parecen funcionar bien al reflejar el rendimiento. 

 

Para que el mercado se dé cuenta de que quizá esta llegada del Ad Block de Chrome puede ser positiva para la industria y el ecosistema, los compradores, publishers y plataformas tecnológicas deben hablar sobre cómo medir eficazmente el valor de la publicidad programática y probar la atribución sin depender exclusivamente de métricas a corto plazo. Idealmente, esto nos acerca más a un mundo en el que el canal programático atrae constantemente el gasto de marca, la efectividad publicitaria se mide por algo más que el CTR y una mejor forma lanzar anuncios y la calidad de la audiencia recompensarán a los publishers con un gasto adecuado en ese primer embudo.

 

En última instancia, este cambio es el último dentro de una industria que pretende limpiar el mercado digital. Y, como hemos visto con otros desarrollos del mercado, como la optimización de Ads. txt, estas iniciativas no sólo ayudan a resolver problemas inmediatos, sino que también ayudan a descubrir objetivos mal planteados y errores escondidos bajo la superficie

 

Visita el artículo original en AdExchanger 

[:]